El candidato Humala
Posiciones

El candidato Humala

En los últimdos días, varias actitudes y palabras del Presidente de la República nos han hecho recordar al candidato Humala, no solo al del 2006, sino al personaje que en el 2011 ganó la primera vuelta.

El último domingo en Huánuco, pareciera que el mandatario desempolvó algunos de sus discursos de campaña y como si estuviera en uno de sus mítines tratando de ganar electores, se dirigió a la población.

«Este es un gobierno diferente. Hemos roto con el viejo poder de los poderes económicos […] Se los dije a los de arriba: voy a gobernar para los de abajo. Los de abajo me eligieron, probablemente los de arriba no quisieron, tuvieron otros candidatos». “Si no les gusta a los de arriba, piña. [Esto] es lo que ofrecí y es lo que estoy haciendo […]

Estas fueron las frases más llamativas del discurso del presidente, que intenta marcar distancia con lo que él llama “los de arriba”, y el “viejo poder económico”. De esa manera, quiere parecerse más al Humala de ‘La Gran Transformación’, intentando quizás, remontar aquel 13 % de popularidad. Debe pensar, ¿si esto me funcionó en el 2011, por qué no ahora?

Pero Humala se olvida, que ese “viejo poder económico”, al que mira con desdén, no es tan viejo, y quizás el mayor poder que tiene es el de generar impuestos y lograr el tan ansiado crecimiento, que permite avanzar en la reducción de la pobreza.

El presidente, equivocadamente, intenta satanizar el “poder económico”. Sin duda, así como existe empresa responsable y honesta que sustenta la economía de un país, también existen los empresarios menos responsables que caminan en el límite del abuso, pero esa no es la mayoría.

Además, está claro que este discurso, refleja su actitud de querer responsabilizar de todos sus males “ a los de arriba”. Si el Perú no creció los índices esperados, es culpa de los empresarios, los conflictos sociales, también son su culpa. Ese es el razonamiento del presidente.

“Si no les gusta a los de arriba, piña. [Esto] es lo que ofrecí y es lo que estoy haciendo”. Y esta última frase que por usar términos coloquiales que decimos los peruanos de a pie, acerca al presidente a la gente, también podría evidenciar un desafío. “Piña, pues”.

Humala advierte: esto es lo que estoy haciendo, y no me importa si les gusta o no, y lo peor es que también puede ser un “esto es lo que haré, y “si no les gusta, piña”.

Se equivoca el presidente si cree que de esta manera va a lograr una mayor conexión con la gente, y así remontar sus bajos índices de aprobación: los candidatos son otros, no se olvide.

29 octubre, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *