Entre la espada y la  pared
Posiciones

Entre la espada y la pared

Keiko Fujimori sigue primera en las encuestas por amplio margen. Su claro favoritismo entre el electorado es claro y –si todo sigue como está–, será protagonista de la segunda vuelta, disputando así la Presidencia de la República..

Sin embargo no todo es armonía en Fuerza Popular, pues Keiko ha sido muy clara en señalar que los candidatos al Congreso serán sometidos a evaluación, y esto incluye a las figuras clásicas del fujimorismo de los 90: Martha Chávez, Luisa Cuculiza y Luz Salgado.

Chávez se unió al fujimorismo en el 95, lo mismo que Cuculiza. Salgado es la única que acompañó a Alberto Fujimori desde Cambio 90. Digamos que son las tres figuras más representativas de esos años, y de algún modo significan el voto duro del fujimorismo y las  representantes del más fiel y devoto “albertismo”.

Y es precisamente este “albertismo”, lo que ha provocado que el ex presidente Alberto Fujimori se haya pronunciado desde su prisión en la Diroes a favor de las congresistas y de  Alejandro Aguinaga.

Esta predecible y pública defensa, va más allá de algunos cupos por la lista al Congreso, pues  evidencia que –pese a las especulaciones–, Alberto Fujimori no decide nada en Fuerza Popular, a pesar de sus denodados esfuerzos, por lo que se ha visto obligado a hacer pública su discrepancia.

Pareciera que la  estrategia de Keiko es desterrar todo recuerdo de los 90, o quedarse únicamente con la foto bonita. El estilo confrontacional de Chávez y sus declaraciones defendiendo –en algunos casos—lo indefendible, y el rechazo que provoca en los sectores de izquierda y las ONG de Derechos Humanos, le habrían generado más de un anticuerpo al interior de Fuerza Popular.

Lo cierto es que pretender que  sacando a Chávez se  ganarán  nuevos y más votos, es un error. Los antifujimoristas más profundos no votarán por  Keiko porque sacó a Chávez. Nunca lo harán. En cambio, el sector duro y leal del fujimorismo se sentirá decepcionado y desamparado. Colocar la cabeza  de Martha Chávez en bandeja de plata al sector caviar, no le suma nada a Keiko.

El panorama se complica ahora con la carta de Fujimori, que quizás  haya sido la sentencia final para Martha, Luisa, Luz y Alejandro Aguinaga, pues si lo que busca Keiko es precisamente demostrar que ella manda en el fujimorismo, no podría seguir las instrucciones del ex presidente. ¡Flaco favor que le  ha hecho Alberto a sus incondicionales seguidores!

Antes de la carta. Keiko tenía entre manos una decisión difícil, e incluso podía evaluar si es que estaba arriesgando mucho por muy poco. Ahora parece que el pronunciamiento le estaría allanando el camino y marcaría la ruptura de todo recuerdo de los 90, con todo lo que ello implica, para bien y para mal. Solo el tiempo y los resultados finales nos dirán si la decisión que se tome será la mejor,

17 diciembre, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *