El doctor Acuña
Posiciones

El doctor Acuña

La noticia sobre un supuesto plagio en la tesis de César Acuña para obtener su doctorado, le ha dado a la campaña electoral un giro inesperado, y lo más curioso es que a nadie le extraña que el candidato de Alianza por el Progreso haya sido capaz de consumar este fraude.

En una declaración a la prensa leída ayer, Acuña echa mano del recurso de quienes  no tienen argumentos: “quieren invalidar mi candidatura porque el apoyo popular va creciendo”, “quieren impedir que los peruanos elijan libremente”. No señor Acuña, aquí nadie se ha ensañado contra usted y su intención de llegar a la presidencia, el tema es más sencillo que eso: sus constantes acciones que denotan indicios de graves inmoralidades lo ponen siempre en el ojo de la tormenta: no son los medios ni son sus rivales, es usted mismo.

Plagiar una tesis doctoral, no es poca cosa, supone un robo a mano armada y agravado. Los candidatos a doctores, se pasan años leyendo, estudiando, investigando y siempre con un asesor al lado guiando sus pasos y exigiéndoles rigor y  excelencia.

Conozco a varios “doctorandos” y puedo decir que su trabajo no es poca cosa. Los he visto quemar pestañas y sudar la gota gorda. No me imagino a Acuña en esa situación, pero eso es otra cosa.

Apropiarse de las ideas de una tesis doctoral, es hacer suyas hipótesis y conclusiones que no le pertenecen, y que han supuesto el esfuerzo intelectual de otras personas.

He leído cómo quienes fieles a su odio a determinados personajes, han intentado hacer comparaciones que no vienen al caso. Aquí no se han tomado palabras que pertenecen a una doctrina general, en este caso lo que se ha hecho es apropiarse de elaboraciones de terceras personas que han tenido detrás de ellas horas de estudios.

La Universidad Complutense ha iniciado una investigación de oficio, y estamos seguros que –estando su prestigio de por medio–, no demorará mucho tiempo en darnos una conclusión.

Entre tanto con el tema del plagio, Acuña solo nos recuerda una vez más su catadura.

28 enero, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *