Sobra dinero y oportunidades, manos a la obra
Posiciones

Sobra dinero y oportunidades, manos a la obra

El año transita en un escenario de incertidumbre en el ámbito nacional e internacional, tanto a nivel político como económico.

Los problemas de cualquier magnitud son declarados, evaluados o identificados, ante ello se hace un diagnóstico y se diseña un plan para
superarlos.

Ante la incertidumbre, entendida como: “ falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo” es difícil de reaccionar y acarrea cierto grado de parálisis.

Del Coronavirus se conoce el punto de partida pero no su alcance y efectos, la tragedia de miles de familias afectadas, prácticamente en todos los continentes, no tiene parangón contemporáneo y sus efectos colaterales aún no pueden ser medidos con certeza.

El PBI global sin lugar a dudas será mermado, los países, las empresas y las personas están actuando con suma cautela en sus decisiones con mirada de futuro y ello enfría expectativas, con riesgo en caer ya no solo en la mentada “complacencia” acercándonos a la peligrosa “profecía autocumplida”.

Por lo pronto, el comercio exterior, el turismo, los precios de minerales y el petróleo, están a la baja. Sectores en los que el país es altamente sensible.

La información estadística es dura, así como los recientes anuncios de crecimiento de morosidad en el sistema financiero. Pero también es un dato duro, que nunca los bancos tuvieron tanta liquidez, así como el BCR y las cuentas públicas, amén de las AFPs y los fondos de inversión. Todo ello es una enorme e inédita oportunidad que el gobierno y las empresas no pueden dejar pasar y más aún, con tasas de interés realmente bajas.

Hoy más que nunca se requiere de un gobierno que con un giro de 180 grados, salga a promover y facilitar inversión, con especial énfasis la del sector privado que no solo es cuatro veces mayor que la pública, si no que es de más ágil y rápida ejecución.

Los temas judiciales y políticos no pueden seguir siendo el punto central de la agenda; dejemos que el poder judicial y el congreso hagan su tarea y bien; pero el gobierno y los empresarios a otra cosa mariposa, hacer lo que les compete, crear valor agregado, mayor bienestar a los ciudadanos y proveer servicios de calidad a costos competitivos. Nuevamente hay que desempolvar el Plan de Competitividad, el Plan de Infraestructura y el rol de ProInversion y las decenas de adendas que se requiere firmar, para reiniciar las centenas de obras paralizadas y concesiones no iniciadas.

24 febrero, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *